Cerca'ns a Google+

Looks recientes

jueves, 3 de octubre de 2013

Resumen vacaciones Escandinavia: Copenhague

Tenía muchas ganas de enseñaros las fotos de nuestro viaje por Escandinavia pero editar tantas fotos como hemos hecho (con disgusto incluído de cámara rota durante 4 días aunque luego milagrosamente se arregló, ¡viva!) no ha sido tarea fácil, más que nada por el poquito tiempo que tengo. Pero por fin me he puesto las pilas y os voy a enseñar unas poquitas fotos. Hemos estado 12 días en Escandinavia y el viaje lo hemos dividido de esta manera: tres noches en Copenhague, dos noches en Malmö, dos noches en la isla de Öland, una noche en Orserum (zona de lagos) y 4 noches en Estocolmo. Ha sido un viaje precioso, que nos ha dejado muy buen sabor de boca, perfecto para hacerlo con niños, pero eso sí, tiene un defecto muy muy grande: nos pareció todo carísimo, pero de verdad, es 100% recomendable.
Aquí van unas poquitas fotos de nuestros primeros días en Copenhague... Estuvimos hace dos años sólo una mañana y nos dio tiempo únicamente a visitar un par de palacios y la Sirenita (hicimos un crucero por los Fiordos y el barco salía desde allí), así que teníamos muchas ganas de volver. Allá vamos...

Nyhavn, calle del puerto nuevo, lleno de turistas pero a pesar de todo con muchísimo encanto. Cenamos la primera noche en una de sus terrazas y no sólo cenamos bien sino que el ambiente nos encantó, muy muy agradable.

En esta heladería hacían sus propios barquillos y la tienda tenía un olor muy agradable.
Vistas desde nuestro hotel. Me llamó la atención lo poco iluminada que está la ciudad por la noche (o quizá es al revés, quizá en España están demasiado iluminadas las ciudades).

La sirenita, esculpida por Edward Eirksen y regalo de los dueños de la Carlsberg. No nos dio tiempo a verla nada más que de espaldas (bueno, ya la vimos hace dos años) y me ha hecho gracia subir la foto porque su espalda no está tan fotografiada  ;-) Además, esta foto da una buena idea del "encanto" del sitio...


En una ciudad con tantos canales es muy buena idea la excursión en barco. Además, también entraba con la Copenhaguen Card, que os comento enseguida. Además de que hay algunos barcos que forman parte del sistema de transporte público de la ciudad.
 
También fuimos al Museo de Thorvaldsen y digamos que fue muy divertido ver la reacción de las niñas ante tanta escultura :-)
Copenhague es una ciudad por y para las bicis. Mirad este aparcamiento de dos pisos al lado de una estación del metro...
El parque de atracciones (Tívoli) está en pleno centro de la ciudad, y las atracciones son visibles desde muchos puntos del centro, sobre todo esta atracción que lllamaba mucho la atención de mis hijas (y a nosotros). 
Con la Copenhaguen Card tenías acceso gratuito a casi todos los museos, el Zoo, el Aquarium y al Tívoli, y yendo con niñas ya os podéis imaginar que estuvimos en los tres sitios. Además, en el zoo vimos osos polares dándose un bañito, estuvieron nadando para nosotros un buen rato :-) El Aquarium era nuevecito, lo habían inaugurado esta primavera y también nos encantó y también estuvimos muchísimo tiempo.



También fuimos al Museo de la Ciencia (Experimentarium), y os puedo asegurar que mis hijas disfrutaron un montón, de hecho estuvimos tooooda la mañana. Luego dimos un paseo por el barrio de Hellerup, un suburbio pijo, con sus barquitos anclados en la puerta de casa, todas las casas con sus terracitas y con su correspondiente estufa (señal de que en invierno también deben aprovechar la terracita), muchas flores, y todas decoradas con muy buen gusto. Como véis también había un canal que terminaba en el paseo marítimo.
 
Coincidió nuestra visita a la Fábrica de cerveza Carlsberg con el centenario de la Sirenita. En la celebración nos invitaron a probar una nueva variedad de Carlsberg, negra para más señas, que mucho me temo no pasará a la historia porque parecía un café requetequemado (quizá los amantes de la Guiness la sepan apreciar)  a mí no me gustó nada. 

 

El último día nos acercamos a Christiania, un barrio parcialmente autogobernado, famoso porque se permite el consumo y venta de drogas blandas...Eso sí, no photos

Últimas horas por el centro, con subida a la Torre Redonda (Rundetaarn) donde no hay escaleras, se sube por una rampa hasta prácticamente el final donde hay unos poquitos escalones.





Ains, que se me olvidaba, importantísimo, si váis a Copenhague no dudéis en probar su riquísima bollería, lástima que no hicimos ninguna foto, qué bollitos más ricos (me gustaron más que en Suecia). Algunas tardes volvíamos un ratito al hotel y mmmm, un Nespresso y un bollito sentaban de vicio ;-)

Y se acabó Copenhaguen, tren hasta Malmö y empiezan las vacaciones suecas. En el siguiente post os enseñaré otras poquitas fotos...


¿Me seguís acompañando en este viaje?

Besos de Yo
Follow me...